Como ya sabemos, el tema del posicionamiento es muy relativo y no hay fórmulas mágicas, pero si hay ciertas cosas que debemos cuidar para llevarnos bien con los buscadores. Si tienes una web funcionando con WordPress es importante que cuides la estructura de los permalinks o enlaces permanentes.

Los enlaces permanentes se usan en los blogs para asignar una URL permanente a cada entrada del blog y a sí poder acudir a ella cada vez que sea necesario. Como ya hemos comentado antes, esa estructura debe ser lo más amigable posible para los motores de búsqueda. WordPress por defecto crea una estructura en los permalinks basada en una secuencia de números, letras o signos que no casa nada bien con los robots que emplean los buscadores.

Lo más recomendable es crear URLs que contengan el nombre de cada post, de forma que si por ejemplo escribes una entrada en tu web llamada “Claves del posicionamiento”, el permalink quedaría así: http://www.tuweb.com/claves-del-posicionamiento

Otra consideración que influye en los enlaces permanentes es la carpeta en la que tienes instalado WordPress en tu hosting. Lo recomendable es que siempre esté en la raíz de manera que la URLs no se alargaran en exceso como si está en una carpeta determinada, ya que en ese caso contendría tu nombre de dominio + la carpeta + el nombre de la entrada.

Decirle a WP que cambie la estructura de los permalinks por una que nos convenga es realmente sencillo, basta con ir a “enlaces permanentes” dentro de “Ajustes” y elegir estructura personalizada. Si queremos que solo muestre el título de la entrada debemos escribir /%postname%/