El uso de Twitter se ha extendido como la pólvora y con el aumento del número de usuarios las empresas también han comenzado a dar de alta perfiles para llegar a sus clientes potenciales. Pero muchas veces cometen el error de usarlo como un medio de información cuando su uso fundamental es la comunicación.

Para ser eficientes en su uso y sacarle todo el partido posible está la figura del Community Manager, que nos salvará de caer en errores que al final pueden ser contraproducentes.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que Twitter es un canal de comunicación, de manera que además de transmitir la información de nuestros productos o servicios, podemos compartir con otros usuarios puntos de vista, lanzar promociones, recopilar opiniones, recoger reclamaciones y en definitiva tener un trato directo.

Si entendemos la red así, los resultados positivos no tardarán en llegar y mejoraremos sustancialmente la imagen de nuestra marca.